Octavita de Carnavales, prolongación de las festividades carnestolendas

En Venezuela los Carnavales son sinónimos de alegría, papelillo, caramelos, agua y mucha celebración. es la ocasión propicia para ocultar el rostro, revelar las sonrisa y vestir un disfraz para fantasear con ser lo que desees ser.

Acá también se acostumbra a celebrar la Octavita de Carnaval, la cual se festeja el fin de semana más próximo a la culminación de la fiesta de los disfraces.

Es muy probable que en algún momento te hayas preguntado ¿por qué extendemos el Carnaval y celebramos “la octavita”?

El periodista Héctor Díaz, del diario El Tiempo, de Trujillo, explica de manera jocosa que se trata de una costumbre muy venezolana, donde la música y el “bonche” tienen una segunda oportunidad. Asegura que “los venezolanos nos acostumbramos a hacer celebraciones dobles, es decir, que luego de un festejo “siempre armamos una octavita o una segunda vuelta… las cosas que no pudimos hacer en el momento de la primera celebración, las mejoramos en la octavita”.

De igual manera, el periodista y cultor de los aspectos históricos, Igor García, comenta que “la octavita era una suerte de prolongación de Carnaval que servía para el bonche”. Aclara que en ese lapso no se jugaba con agua ni con otras sustancias, y que en diferentes clubes contrataban orquestas nacionales y extranjeras para amenizar los bailes, “aprovechando el auge que tomaba la salsa en esos momentos de finales de los años sesenta y principio de los setenta”.

Agrega que las carrozas tomaban nuevamente las principales calles y avenidas caraqueñas y desfilaban, aunque no en las mismas cantidades que el lunes o martes previo, “debido a que muchas instituciones públicas prestaban camiones y otros vehículos pesados que servían perfectamente para el diseño de carrozas, pero el miércoles de ceniza debían incorporarlos a las labores habituales”.

Y es así como en gran parte del territorio venezolano la Octavita de Carnaval se presenta como la prolongación de esa sabrosa celebración que implica desde lo filosófico y lo pagano (libertades para el alma, para el cuerpo y la carne). Quizás sea por eso fundamentalmente (no se puede afirmar porque no hay registros, pero se intuye) que la gente decidió darle continuidad al jolgorio y el libertinaje que trae consigo la celebración en honor al Rey Momo.

Fuentes: con información de notiactual.com y ciudadccs.info

El Entierro de la Sardina

El Entierro de la Sardina se celebra el miércoles coincidiendo con el miércoles de Ceniza. Esta celebración es una manera de despedir el Carnaval y dar inicio a la Cuaresma. Este popular personaje que representa los pecaminosos deseos de la carne y el desenfreno, desatados durante las festividades carnestolendas, muere cada miércoles de Ceniza cuando inician, para la feligresía católica, los 40 días de penitencia antes del Domingo de Resurrección.

Este acontecimiento significa que todo lo ocurrido en el pasado va a ser destruido enterrado para que pueda renacer con mayor fuerza. En el pasado, el propósito era enterrar todos los vicios para entrar en Cuaresma. Muchas fiestas españolas terminan con esta ceremonia o similares en las que se quema una figura simbólica que representa el desenfreno vivido durante el Carnaval. 

En muchas poblaciones de Venezuela se realiza esta manifestación popular denominada El Entierro de la Sardina, con esta expresión popular se cierra el ciclo de las fiestas de Carnaval para dejar así garantizado que se realizaran el próximo año.

El Entierro de la Sardina simboliza las festividades de Carnaval esta expresión esta cargada de irreverencia, personajes ambiguos y con roles invertidos así como expresiones de relajamiento. En un principio era asociada con la costumbre de enterrar un costillar de cochino al cual se llamaba sardina, simbolizando la prohibición de comer carne durante los días de cuaresma; hay quienes creen que el entierro de la sardina era una forma de atraer abundancia de la pesca y fertilidad de los animales ante un nuevo ciclo de reproducción, pero también se considera una fiesta típica de los carnavales pues es un tiempo en que normalmente se permite hacer todo lo prohibido y la manifestación también adquiere esas características. Pues es en si una parodia, simulando el paso de un entierro por las calles del pueblo.

En un principio se reúnen los personajes que participaran en la procesión del entierro en la casa de un vecino de la comunidad que celebra la fiesta, allí las mujeres preparan y maquillan a un grupo de hombres que ataviados de disfraces negros con rellenos de trapos y papeles simulando las curvas femeninas; pelucas, velos, sombreros, carteras y tacones forman parte de la vestimenta, llevan en las manos palmas para espantar a los impertinentes y son exageradamente maquillados representando a las viudas de la sardina.

La procesión del entierro es encabezada por un fiscal que se encarga de ir despejando las calles que pasaran con el entierro, le sigue un sacerdote y un monaguillo seguidos de un cortejo fúnebre conformado por una carroza de madera adornada con palmas, flores y diferentes ofrendas, dentro va la figura de una sardina elaborada en cartón y que ha sido pintada y escarchada.

Detrás de la carroza van las viudas de la sardina emulando llantos y gritos de dolor…van confesando sus pecados carnales tras el falso sacerdote. En medio de esta procesión el personaje del Diablo van danzando de un lado a otro tratando d obstaculizar el paso del entierro y tratando de raptar la sardina, pero los personajes que representan los policías mantienen el orden hasta llegar a la plaza, sitio donde aumenta la animación de la colectividad que acompaña la procesión y que generalmente también se disfraza y embetuna la cara o se llenan el cabello de harina o talco.

El recorrido culmina con el paso de la procesión por la avenida que bordea el mar y allí al anochecer lanzan la sardina al agua, mientras las viudas se lamentan, la sardina es devuelta al agua cerrando así el ciclo de festejos carnavalescos.

Esta fiesta es acompañada con música alegre y jocosa, un conjunto musical conformado por tambores, charrascas y el cacho, generalmente la música se convierte en un ritmo de merengue, en Naiguatá, estado La Guaira, nació de esas fiestas las famosas Sardinas de Naiguatá, agrupación que interpreta diversos género y que tienen creaciones festivas y a nivel profesional.

Fuente: venezuelatuya.com/elperiodico.com

17 curiosidades del Carnaval de Venezuela

El Carnaval es una fiesta celebrada en los meses de febrero o marzo (su fecha es movible ya que el calendario litúrgico se rige por el ciclo lunar) y se hace coincidir con el inicio de la cuaresma cristiana.

Tradicionalmente comienza un jueves y termina el martes siguiente. En esta festividad, se combinan elementos como disfraces, grupos que cantan coplas, desfiles y fiestas en la calle. 

Los días lunes y martes son feriados del Carnaval en Venezuela por lo que dan oportunidad de celebrarlos en plenitud. Son famosas las celebraciones en y El Callao, Puerto Cabello, San Diego, Barquisimeto, Carúpano, Maturín y Mérida.

Si bien en cada país las celebraciones carnestolendas tienen sus particularidades, en Venezuela hay rasgos y curiosidades que lo identifican, te presentamos 15 de elementos característicos:

1. Una de las celebraciones carnavalescas más populares en Venezuela es el Carnaval de El Callao. El cual es considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por UNESCO en el año 2016.

2. El Carnaval de El Callao es producto de la interculturalidad en Venezuela, hace más de 100 años; donde participaron los nativos de las Antillas Británicas y francesas, ingleses y del continente africano.

3. En 1914 se llevó a cabo el primer desfile, oficial, en esta zona del país. Hoy, el calipso trinitario continúa sonando y haciendo que la gente baile las calles de El Callao.

4. El calipso es un ritmo musical proveniente de las Antillas, traído a Venezuela por los esclavos del Caribe que llegaron al pueblo de El Callao a trabajar en las minas de oro, popularizando este alegre ritmo en todo el estado Bolívar hasta extenderse al resto del país.

5. El calipso en Venezuela adquirió una personalidad propia, con la incorporación de instrumentos autóctonos como el cuatro, las maracas y tambores de madera, que junto al Steel Band (tambores cilíndricos), timbales y aplausos, resuenan los carnavales en cada rincón del estado Bolívar.

6. Existen agrupaciones consagradas, como The Same People, que se dedican a la conservación y difusión de los valores folklóricos de esta región del país, haciendo del calipso una manifestación cultural que trasciende generaciones.

7. El calipso se canta en patuá o mejor conocido como criollo francés de Venezuela. Se trata de una mezcla del francés, el inglés y el español. Inclusive, el patuá fue prohibido en tiempos de la dictadura gomecista.

8. Las madamas, son el personaje más representativo y respetado en estas festividades. Cuenta la historia que estas “señoras”, traducción en español de madamas, fueron traídas para trabajar como maestras en la enseñanza del inglés y francés, igualmente para la labor en la cocina en la casa de los adinerados mineros.

9. Las Madamas se engalanan con trajes muy coloridos, con fondo de encajes blancos  y turbante de colores y en su falda al lado lleva un lazo que recoge su falda y si es soltera dos lazos de ambos lados.

10. Los negropintos, se encuentran pintados con un preparado a base de carbón molido, papelón y agua, que es aplicado a los turistas y visitantes. Su personalidad es jocosa y ocurrente del carnaval.

11. Los medio pintos no pueden ingresar a la Plaza Bolívar, así que si deseas evitarlos mantente ahí.

12. Los diablos de El Callao, representan la parte mágico-religiosa de estas fiestas, se trajean con colores blanco, rojo, negro y amarillo, cubriéndose la cabeza con grandes máscaras con rostros amenazantes que con su contagiosa danza ponen a bailar a los presentes.

13. Otra de las manifestaciones del carnaval en Venezuela, es el caso de Barquisimeto. Desde el año 2000, destacan los diversos desfiles, las vistosas carrozas y la participación de comparsas. Para la celebración de esta festividad cada año se suman carrozas de diferentes parroquias y se estima entre 100 y 120 carrozas.

14. Una de las festividades más importantes es la de Puerto Cabello , ya que se ha llevado a cabo desde 1871.

15. Mérida celebra durante los días del Carnaval la famosa “Feria del Sol” que tuvo su origen en la fiesta que se celebraba en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Ésta se realizaba en el mes de diciembre, pero debido a las lluvias decembrinas ésta fue cambiada para los meses de febrero y marzo, y en el año 1969 comenzó a festejarse con los carnavales de la localidad. Es conocida también como el Carnaval Taurino de América.

16. En el periodo presidencial de Juan Vicente Gómez, a pesar de tratarse de un gobierno dictatorial, los carnavales no faltaron. Las calles estaban llenas de desfiles y todos salían a observarlos. En la dictadura de Marco Pérez Jiménez los Carnavales tuvieron un gran auge.

17. En los años 80 se realizaban competencias de baile durante estas fechas. Reinaban pasos de baile que estaban en contra de la moral de ese entonces. Algunos de esos pasos eran: la zapa y la mochilera.

Fuente: la tiendavenezolana.com

Los carnavales en Venezuela

La tradición del Carnaval, también conocida como las fiestas “Carnestolendas”, se remonta a ancestrales ritos y prácticas que según los especialistas pueden ser trazados a las antiguas civilizaciones de Grecia y del Medio Oriente, y que fueron a su vez asimiladas por el imperio romano, y diseminadas por los territorios bajo su dominio. Hoy por hoy, el carnaval constituye una de las festividades de mayor arraigo entre los pueblos marcados por la cultura del mundo occidental, presentando una amplia diversidad según la región y gentilicio que lo celebra, pero conservando ciertos rasgos esenciales.

En el mundo contemporáneo el Carnaval se celebra en casi todos los países. Los festejos populares de carnaval se organizan con disfraces, bailes, mascaradas y escenificaciones callejeras con carrozas y música.

El Carnaval en Venezuela constituye una de las festividades más importantes que se encuentra compuesta por una variedad de manifestaciones culturales que han ido evolucionando como parte de la historia.

La tradición del Carnaval llegó junto con la conquista, cuando se tenía la costumbre de jugar con agua, azulillo, huevos y otras sustancias y fue en el siglo XVIII que el Carnaval comenzó a celebrarse en Caracas de manera más refinada, con carrozas, comparsas, entre otras actividades.

El Carnaval se basa en una festividad en la que se combinan diversas manifestaciones culturales como es el caso de la música con las artes relacionadas a los disfraces y los distintos atuendos coloridos, por lo general las fiestas relacionadas al carnaval son celebraciones que se llevan a cabo de manera colectiva y en las calles donde las personas que participan se encuentran con atuendos llamativos ya que estas fiestas típicas son reconocidas por los colores vivos.

Estas fiestas eran vistas como “una válvula de escape o una catarsis” de la sociedad, que antes de la llegada de la cuaresma podían desatarse para luego iniciar, según la religión católica, la purificación en los días de Semana Santa, época de la crucifixión y resurrección del hijo de Dios, Jesús.

Con la llegada del Obispo de Caracas Diez Madroñero, le dio un giro a los Carnavales, y lo convirtió en tres días de júbilo, los cuales se rezaba rosarios y se hacían procesiones, como una forma de evitar los actos pecaminosos.

Años más tarde, gracias al intendente José Abalos, esta festividad volvió a tomar un significado más pintoresco, aunque un poco más refinado que en sus comienzos, ya que para este punto de la historia, el carnaval en Venezuela se trataba de unas fiestas tradicionales, que consistían en carrozas y comparsas donde los esclavos y todas las personas que conformaban la plebe tenían nuevamente la oportunidad de jugar y llevar a cabo bromas con sustancias de todo tipo.

Otro de los avances que tuvo el Carnaval en Venezuela, es la influencia de Antonio Guzmán Blanco, que durante su gobierno el carnaval pasó a ser un tipo de celebración más elegante de la que se conocía hasta ese momento de la historia. En ese entonces, el presidente Guzmán Blanco tuvo las intenciones de acabar con el tipo de celebración que en algunos casos se tornaba un poco agresiva por el uso de agua y otras sustancias, por lo tanto a partir de este momento la celebración del Carnaval en Venezuela pasaba a ser una festividad donde uno de los elementos más importantes serían las comparsas y los disfraces, en lugar de los juegos agresivos con agua y otras sustancias como era en sus inicios, es decir que para este punto de la historia la festividad en el país adquirió un significado y una manera de llevarla a cabo distinta a la anteriormente conocida, el agua fue suplantada por juegos con confeti siendo una manera más sutil y refinada. Y así se mantuvo hasta el siglo XX, Venezuela se llenó de carrozas, disfraces, bailes populares en salones refinados, durante este asueto.

A mediados de los años cincuenta y hasta finales de los sesenta, apareció un nuevo elemento: las famosas «negritas», quienes escondían la identidad en el disfraz para disfrutar sin complejos de la festividad.

Es importante tener en cuenta que hubo un tiempo, como parte de la historia del Carnaval en Venezuela, donde la celebración tenía una relevancia aún mayor por toda la solemnidad que se encontraba presente en la elaboración de complejas carrozas, las cuales eran paseadas por las calles de las ciudades y las comunidades eran atraídas a este tipo de desfiles, estos desfiles iban acompañados de diversas manifestaciones musicales, era común que orquestas completas interpretarán canciones en vivo durante los desfiles, como parte del espectáculo los integrantes de las carrozas se disponían a lanzar caramelos al público que se encontrará en la calles.

En Venezuela los Carnavales conllevan una diversidad de manifestaciones culturales las cuales tienen que ver con la celebración por medio de bailes, el uso de disfraces o máscaras y la conformación de comparsas que recorren las calles de las distintas regiones del país; es decir, muchas de las tradiciones que se llevan a cabo, algunas de manera más específicas, depende de la región o ciudad, ya que las fiestas de carnaval en Venezuela suelen ser muy variadas.

Una de las festividades relacionadas al Carnaval en Venezuela que recibe el nombre de las fiestas de la carne, corresponde a Puerto Cabello , siendo una de las tradiciones más importantes que se ha llevado a cabo desde 1871.

Otra de las manifestaciones del carnaval en Venezuela, es el caso de Barquisimeto dónde se lleva a cabo una celebración que ha tomado una connotación internacional debido a la evolución que ha presentado cada año, desde el año 2000, donde lo que más destaca son los diversos desfiles, las vistosas carrozas y la participación de comparsas. Para la celebración de esta festividad cada año se suman carrozas de diferentes parroquias y se estima entre 100 y 120 carrozas, por lo general se trata de más de 80 comparsas, en las que participan jóvenes, niños y adultos, que desfilan al ritmo de la música de las diferentes bandas juveniles que los acompañan.

Carúpano, estado Sucre, se ha hecho punto turístico en la época de Carnaval porque ha internacionalizado esta fiesta destacada por su vistosidad. El Carnaval de Carúpano recibe cada año a miles de visitantes, quienes atraídos por las alegres fiestas y comparsas inspiran a los residentes para que mantengan la tradición.

Los carnavales de Maturín, capital del estado Monagas, en el oriente del país, tiene el atractivo de su privilegiada ubicación geográfica. Cada año Maturín y su gente celebra de manera entusiasta las festividades del Rey Momo, con la participación de sus comunidades, instituciones educativas e industrias privadas. Durante décadas la avenida Bolívar, congrega a más de 200 mil personas y cada año se suman más. A lo largo de la avenida se ubican los espectadores, quienes la noche anterior al desfile llevan sus asientos para asegurarse un puesto y apreciar el recorrido de las carrozas, comparsas, disfraces individuales de niños y adultos, provenientes de escuelas, comunidades, empresas públicas y privadas, así como las respectivas candidatas que esperan coronarse como la reina del Carnaval.

Son muchas las transformaciones que ha sufrido esta tradición; sin embargo, en el Oriente del país ha prevalecido el gusto por las rumbas con influencia africana, europea, caribeña y carioca. También es común la música afroamericana en ritmos de salsas, merengues, los calipsos y la samba. Asimismo, se aprecian disfraces brasileños que se confunden con las fantasías de temáticas modernas, en donde por supuesto no faltan las tradicionales diversiones orientales como el Pájaro Guarandol, el Carite, la Burriquita y el Chiriguare.

La ciudad de los caballeros, como se conoce a Mérida, celebra durante los días del Carnaval su internacionalmente famosa “Feria del Sol” que tuvo su origen en la fiesta que se celebraba en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción, la cual se realizaba en el mes de diciembre, pero debido a las lluvias decembrinas ésta fue cambiada para los meses de febrero y marzo, y en el año 1969 comenzó a festejarse con los carnavales de la localidad. Es conocida también como el Carnaval Taurino de América.

El más tradicional y famoso Carnaval de Venezuela es el de El Callao, donde las comparsas llegan a formarse con 300 y más personas. Los preparativos comienzan desde enero. Cada comparsa tiene su propio conjunto musical, igual que en Brasil, y todos se identifican con una vestimenta especial para presentarse el día martes que es la fecha especial para salir a bailar calipso a las calles.

La fiebre del oro al sur de Venezuela atrajo a la población de El Callao una gran cantidad de inmigrantes, en especial de las antillas británicas y francesas, trayendo consigo el calipso, género musical que en el país tomó sus propios rasgos y se convirtió en el centro de la celebración del Carnaval en el estado Bolívar.

La explotación minera en el sureño estado Bolívar generó una mezcla de culturas producto de la inmigración, que enriqueció las tradiciones culturales de la región, especialmente el aporte afroantillano, que trajo a la población el calipso y la fiesta del Carnaval.

En estos Carnavales son famosas las madamas, vestidas a la usanza antigua, y los diablos, que exhiben impresionantes máscaras, y tridones, con los cuales van abriendo paso a las comparsas.

También son populares las celebraciones en el Zulia, los “mamarrachos” y “los viejitos” realizan el tradicional desfile de disfraces. En Trujillo, la muñeca de La Calenda realiza un baile donde aparecen diversos y curiosos personajes.

Independientemente donde te encuentres podrás disfrutas y acompañar la alegría del venezolano, la música y el baile serán el centro de estas fiestas.

La importancia que tiene el Carnaval en Venezuela radica principalmente en tratarse de una tradición que ha formado parte de la historia de este país, ya que se han constituido como tradiciones que las distintas comunidades de las diversas regiones del país ha logrado permanecer a través de los años y por distintas generaciones convirtiendo al Carnaval en una festividad donde abundan las diversas manifestaciones culturales que de cierto modo conforman la identidad del país, y sigue evolucionando conforme pasan los años como parte importante de la cultura venezolana.

Se puede considerar al Carnaval como otro de los encuentros importantes que tiene el venezolano con su propia cultura y la influencia de las manifestaciones de otras culturas que ha recibido. De tal manera que la celebración del Carnaval propone ser la oportunidad perfecta para seguir manteniendo todas las tradiciones que han sido parte de la historia del venezolano y que además se constituye como una actividad recreacional que incluye a personas de todas las edades, de todas las clases sociales y de todas las regiones del país. ¡Viva el Carnaval!.

Fuente: soiven.com

Curiepe pueblo que mantiene con orgullo sus raíces y tradiciones africanas

Si hay un pueblo que destaca en el estado Miranda es Curiepe, ubicado en la región de Barlovento, allí convergen elementos de la cultura, religiosidad, gastronomía, ser y sentir de la africanidad.

Los curieperos reconocen e identifican que sus ancestros provienen de África y eso los enorgullece porque esta población venezolana fue fundada en 1723 por un grupo de cimarrones y negros esclavos que habían logrado emanciparse e hicieron de esta tierra su hogar, manteniendo sus legados originarios.

Esta población que forma parte del Municipio Brión, ubicada a 8 kilómetros de Higuerote, fue establecida como la parroquia eclesiástica  “Nuestra Señora de Altagracia y San José de Curiepe” en 1732.

Curiepe tuvo durante la colonia hasta mediados del siglo XX una excelente producción de cacao, que decayó con la llegada de la explotación petrolera nacional, que trajo consigo la migración del campo a las regiones petroleras.

Aunque ya no es el motor de su economía, siguen produciendo cacao de extraordinaria calidad, en menor escala. Actualmente, la economía está impulsada por el turismo y la agricultura, en la que destacan plátanos, cambures y tubérculos como la yuca, el ñame y el ocumo.   

Algunas tradiciones y fiestas

Los aportes africanos en la cultura curiepera son amplios y arraigados. Las festividades en esta parroquia mirandina gozan del agrado y aceptación de propios y visitantes por la alegría, dinamismo, buena energía y entusiasmo que las caracteriza. Entre estas fiestas destacan:

Fiesta de San Juan: se realiza cada 23, 24 y 25 de junio, organizada por los miembros de la Sociedad de San Juan Bautista, quienes con devoción preparan al santo con la vestimenta, flores y ornamentos que le acompañarán durante la misa, procesión por el pueblo y la acostumbrada veneración de sus devotos. El sincretismo religioso domina esta celebración en la que convergen elementos del catolicismo con las creencias y fe africanas.

La iglesia católica celebra el nacimiento de San Juan Bautista el 24 de junio y en el caso de Curiepe la conmemoración no se limita a una misa y procesión solemne, como si ocurre en otros estados de Venezuela, como en Trujillo por ejemplo, sino que a lo católico se suman los repiques y bailes de tambor que son acompañados de alegres y variados cánticos y coros con frases de origen africano.  

Las fiestas de San Juan de Curiepe han venido cobrando gran fama en el país por su alegría, intensidad y la emoción que genera a quienes concurren a disfrutarla. Otra particularidad tiene que ver con la imagen del San Juan Curiepe, ya que es diferente al resto de las que se pueden apreciar en las iglesias católicas porque el santo no es un adulto sino un niño.

Cabe mencionar que esta festividad tiene su precedente el 01 de junio fecha en que se realiza el “repique de tambor” desde las 12 del mediodía hasta las 12 de la medianoche, en señal de que ha llegado junio y pronto iniciará la fiesta en honor al santo.

Velorio de Cruz de mayo: esta tradición que fue nombrada en el año 2014 como Patrimonio Cultural de Venezuela, al igual que en muchas partes de nuestro país, se celebra en Curiepe cada 03 de mayo con cantos, oraciones, tambor y ofrendas para agradecer el inicio de la temporada de la cosecha y para rendir homenaje a la cruz donde falleció Jesús.  

Los velorios de la Cruz de mayo se inician la noche del 02 de mayo ante una Cruz que es preparada y adornada con papeles de colores a la que se colocan flores, frutos y otros cumplidos. 

Niño Jesús de Curiepe: en esta celebración también conviven las tradiciones cristianas y las africanas. Se desarrolla desde septiembre hasta diciembre con peregrinaciones  y velorios en los que se reza el rosario y se cantan aguinaldos. El 24 de diciembre, entre  parrandas, cantos y bailes, se hace un recorrido llevando al Niño Jesús de Curiepe por las calles hasta llegar a la iglesia del pueblo, en donde a las 11 de la noche inicia la misa de nacimiento del niño Jesús.

Esta fiesta es de gran emotividad para los curieperos, quienes pagan promesas al santo por los favores recibidos al tiempo que le rinden tributo y piden protección y bienestar. Suele extenderse hasta el 07 de enero porque el Niño es llevado a otras poblaciones cercanas.

Sus lugares y su gente

Este típico pueblo barloventeño caracterizado por ser tierra ardiente y del tambor posee un río del mismo nombre, que ha sido preservado por sus pobladores y que es lugar de encuentro y disfrute familiar; cuenta con una Plaza Bolívar, que a uno de sus costados alberga la iglesia Nuestra señora de Altagracia. En sus cercanías se localiza la Casa de la Cultura y la escuela que lleva por nombre Juan Pablo Sojo, insigne y destacado periodista y escritor curiepero, conocido por sus estudios del habla y la cultura de origen africano en Venezuela.

En la entrada del pueblo se encuentra el Monumento al tambor, que de alguna forma sintetiza lo que es la pasión del curiepero, el tambor. Esta obra de gran escala fue realizada por el escultor Dagoberto Ramos en 1997.

Tuve la oportunidad de vivir en un poblado llamado Morón, que pertenece a la parroquia Curiepe, allí pasé mi infancia, estudié y crecí. De hecho, mi 1º y 2º grado lo estudié en la escuela Juan Pablo Sojo, el bachillerato lo cursé en Morón con muchos compañeros curieperos, disfruté fiestas de San Juan con ellos y puedo decir con orgullo que conozco a la gente de Curiepe, gente amable, alegre, parrandera y ante todo solidaria, con una amplia sensibilidad y apego a la familia y a lo suyo.     

Los curieperos se confiesan enamorados de su tierra, de sus costumbres, parrandas, creencias y religión, aman su identidad, a su gente y su gastronomía.   

Gastronomía

En la gastronomía de Curiepe hay presencia de lo autóctono, pero también de lo afro, se puede disfrutar de un rico majarete, de besitos de coco, arroz con coco, entre otros, destaca la Cafunga, preparada con una mezcla de cambur maduro, coco rallado, harina de trigo y sal que  forma una masa cuyas porciones se envuelven en hojas de plátano y se cocinan en leña. Esta receta proviene de la elaboración que hacían los esclavizados en las siembras de cacao.

Por Janite Fuentes