El surgimiento de lo afrodescendiente en América Latina y el Caribe

En este documento se habla acerca de la presencia de afrodescendientes en América Latina y el Caribe y el desconocimiento que usualmente existe en cuanto a la trayectoria histórica de esta diáspora que se inició aproximadamente hace cinco siglos desarrollando dinámicas culturales, sociales, religiosas y políticas, entre otras.

El autor considera que «para entender la diáspora, es necesario comprender que es un proceso que tiene
sus orígenes en el desplazamiento forzado de personas esclavizadas desde África hacia las colonias americanas, el cual continuó en las nuevas circunstancias de vida impuestas por el sistema colonial y llega hasta nuestros días. La relación de la población esclavizada con los lugares a los que llegó, las dinámicas de resistencia y adaptación frente al sistema esclavista, la manera como perviven y se transformaron conocimientos y prácticas de todo tipo (ambientales, musicales, literarios, políticos, gastronómicos, etc.), son algunos de los tantos aspectos que deberían tenerse presentes para comprender la riqueza y complejidad de este proceso.

Ver el texto completo aquí

Paulina Alberto: Utilizando la historia para repensar la experiencia afrodescendiente en las Américas

Como muchos Argentinos, Paulina Alberto sabía muy poco sobre la población negra de su país natal que, sin embargo, contaba con sus propias comunidades, periódicos, sociedades de socorro mutuo y artes.

“En ningún momento, desde la escuela primaria hasta el secundario, nos enseñaron sobre la historia de los y las afrodescendientes en nuestro país”, dijo Alberto, quien no se enteró sino hasta que llegó a la universidad que la historia de Argentina tenía más matices de lo que ella pensaba. Alberto ahora enfoca su investigación en la historia de los africanos y afrodescendientes en Brasil y Argentina, trabajo que le ha servido para apoyar las luchas por la visibilidad de comunidades que han sido ocultadas por las historias oficiales.

“En la mayoría de los países latinoamericanos, la historia en todas sus manifestaciones–desde los manuales escolares hasta las representaciones históricas en el arte, el teatro, la literatura, o los monumentos–ha sido un instrumento clave en la invisibilización de las poblaciones afrodescendientes. Hoy en día, la historia escrita de otra forma puede ayudar a develar esos mismos procesos, y a su vez difundir nuevos relatos sobre la presencia y el protagonismo de los afrodescendientes en nuestras sociedades”.

Revelando la historia oculta en Latinoamérica

La hija de una diplomática argentina, Alberto vivió en Nueva York cuando pequeña y regresó a Argentina después que cayó la dictadura a los 9 años. Fue allí donde terminó la escuela primaria y parte de la secundaria. Años más tarde se daría cuenta de que aunque el país ya había regresado a la democracia, aún quedaban huellas de un nacionalismo autoritario y homogeneizante que afectaba cómo la historia se enseñaba en el país.

Durante su carrera universitaria de pregrado, Alberto estudió la intersección entre historia y literatura, con un enfoque en la historia cultural de los imperios británico y francés. Fue en ese contexto que decidió profundizar sus estudios sobre la diáspora africana en Latinoamérica y el Caribe. Más tarde, durante sus estudios de posgrado, comenzaría a estudiar las implicaciones y la dinámica cultural de la diáspora negra en Latinoamérica, especialmente Brasil y Argentina, temas que sigue investigando como profesora en los departamentos de historia y lenguas románicas de la Universidad de Michigan. Uniendo estos temas de racialización, cultura, y poder, Alberto estudia la historia más allá “de hombres, generales y guerras”, como se la enseñaron en la escuela primaria, y particularmente, en la última década, ha comenzado a abordar a las ideologías raciales como narrativas: “relatos raciales” sobre las identidades nacionales.“

Entonces pensar las ideologías raciales como narrativas nos permite usar fuentes muy diferentes: obras de arte, literatura, manuales de historia, porque todas estas fuentes tienen una trama, una historia que están queriendo contar. En mis clases sobre raza, historia, y narrativas, tengo la oportunidad de realmente adentrarme en ese tipo de método. Es una forma muy efectiva de enseñar el alcance que tienen estas ideologías en nuestras sociedades”, dijo Alberto. En Historia 101, “Qué es la historia?”, por ejemplo, Alberto no se enfoca directamente en un país, región o periodo de tiempo en particular, sino que se centra en la importancia de estudiar la historia como disciplina y como método de reflexión crítica sobre la sociedad actual. Una de las ideas centrales de la clase es poner adelante los temas de la raza, racialización, etnias, cultura y poder.

Traduciendo historias

Alberto imparte el curso llamado “Relatos e Historias de la Raza en Argentina y Brasil” en español y portugués e incorpora el inglés para discutir textos teóricos o historiográficos en mayor profundidad. “Para mí, es muy importante que haya comunicación entre diferentes partes de América Latina sobre la historia afroamericana”, explicó Alberto, añadiendo que siendo Brasil el país con la mayor población de personas afrodescendientes fuera de África en todo el mundo, seguido por los Estados Unidos, es importante incorporar estos idiomas.

Inspirada por la importancia de poder comunicar las diferentes historias entre distintas poblaciones afro dentro de las Américas, surge su deseo de traducir y traer experiencias desde América Latina a los Estados Unidos y hacer que circule la producción académica y los escritos de los intelectuales afro-latinoamericanos que son poco conocidos fuera de sus países. En su nuevo libro Voices of the Race: Black Newspapers of Latin America (1870-1960), Alberto espera facilitar conversaciones interamericanas, enfocándose en las palabras e historias de afrolatinos en Cuba, Uruguay, Argentina y Brasil. Coeditado por Jesse Hoffnung-Garskof y George Reid Andrews, el libro será publicado a finales de 2022.“Los debates y las discusiones que están saliendo a la luz hoy en día en Estados Unidos sobre la necesidad de repensar qué significa la latinidad y la categoría Latinx, de forma de que incluyan centralmente lo afro y la gente afro, se articulan directamente con las luchas por la revisibilización de los afrodescendientes en América Latina”, añadió.

Afro Latinos y amnesia histórica

La “narrativa racial” dominante en Argentina es que los afroargentinos que había durante la colonia y el siglo XIX fueron muriendo en las guerras o epidemias (que arrasaron en los barrios pobres de Buenos Aires), y, finalmente, fueron absorbidos por la gran ola de migrantes europeos. En el siglo XX, según este relato, ya no había afrodescendientes en Argentina. Centrándose en un nutrido corpus de relatos sobre un afroargentino famoso del siglo XX, Alberto explora esta narrativa racial en su nuevo libro “Black Legend: The Many Lives of Raúl Grigera and the Power of Racial Storytelling in Argentina“. Exponiendo cómo los afrolatinos en Argentina fueron borrados de las narrativas nacionales, o visibilizados apenas de forma estereotipada en relatos raciales difamatorios similares a los cientos de relatos que surgieron sobre Grigera, Alberto desenmascara estos mecanismos narrativos que borraron la presencia afro.

Al contar una nueva historia que centra la gente afrodescendiente y la cuestión racial en un país supuestamente “sin razas” o incluso “blanco”, el trabajo de Alberto no solo es útil en Argentina, sino también en el resto de las Américas. Por medio de sus investigaciones, Alberto dice, espera “traer a los lectores nuevas formas de pensar la historia afroamericana o historia de la diáspora desde el sur”.

Fuente: https://espanol.umich.edu/

Juventudes afrodescendientes de América Latina y el Caribe afrontan mayores desigualdades

Un informe elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) revela que las juventudes afrodescendientes de la región enfrentan mayores desigualdades socioeconómicas e inequidades estructurales, basadas en sistemas de opresión como el racismo, el sexismo, el adultocentrismo, la heteronormatividad y el perfilamiento racial.

El documento Las juventudes afrodescendientes en América Latina y la matriz de la desigualdad social: Derechos, desigualdades y políticas ofrece un diagnóstico actualizado de la situación de las juventudes afrodescendientes en la región y evidencia la necesidad de impulsar políticas y programas que fortalezcan liderazgos de personas jóvenes y organizaciones juveniles afrodescendientes. Su rol debe ser protagónico en la construcción de propuestas y acciones vinculadas a su entorno y realidad, propone el informe presentado recientemente en un evento paralelo a la Quinta Reunión del Foro de los países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Costa Rica.

En la actividad participaron Epsy Campbell, Vicepresidenta de la República de Costa Rica, Harold Robinson, Director Regional de UNFPA para América Latina y el Caribe, y Simone Cecchini, Director del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) – División de Población de la CEPAL. Participaron también Gilma Vieira de Brasil, David Gómez de México y Jembell Chifundo de Panamá, integrantes del Comité Asesor de Juventudes Afrodescendientes (CAJA), cuyos aportes fueron protagónicos para la presentación de la investigación regional.

Durante su intervención, la Vicepresidenta de Costa Rica afirmó que «la juventud afrodescendiente no podrá superar la dramática situación que vive sin el apoyo de todas las partes. Debemos comprometernos a que en 2030 todas y todos tendrán derecho a terminar la secundaria de forma obligatoria, gratuita y de calidad, solo así lograremos disminuir brechas”.

“Tenemos que obligarnos a llevar esta agenda hasta abrir todas las puertas que haya que abrir, a generar todos los recursos que haya que generar, a pasar de las palabras a los hechos”, añadió. 

Harold Robinson de UNFPA, en tanto, precisó que el estudio refleja que los casi 38 millones de jóvenes afrodescendientes en la región continúan enfrentando grandes retos vinculados a la pobreza, la desigualdad, la exclusión y el racismo y la discriminación. Una realidad que repercute directamente en su educación, salud y oportunidades de empleo y que se vio agudizada por la pandemia de COVID-19.

“Los resultados del estudio presentan nuevamente la urgencia de tomar acciones que permitan salvaguardar y garantizar los derechos de las juventudes afrodescendientes”, expresó Robinson, quien se comprometió a seguir trabajando junto a la CEPAL en “hacer visible lo invisible” apoyando la generación de datos y evidencia suficiente que permitan lograr el reconocimiento y visibilidad estadística en los sistemas de información y generación de información para ser usada en programas y políticas sociales.

Simone Cecchini, por su parte, subrayó que la juventud no solo constituye la edad crítica en la reproducción o reversión intergeneracional de las desigualdades que afectan la inclusión y exclusión social de las sociedades latinoamericanas, sino que es el eslabón entre el presente y el futuro, la expresión de la solidaridad intergeneracional y la pervivencia de la cultura, la memoria y la identidad, elementos cruciales para las poblaciones afrodescendientes de nuestra región.

“Son las nuevas generaciones las que tendrán que enfrentar los desafíos que hoy la CEPAL plantea con mayor énfasis en la senda del cambio estructural con igualdad y sostenibilidad ambiental. También tendrán que enfrentar la construcción de democracias pluriétnicas, libres de racismo, en las que las juventudes afrodescendientes avancen en el igual disfrute de los derechos humanos, así como en el derecho a ser colectivos diferentes”, acotó.

Durante el encuentro se dio a conocer una Declaración del Comité Asesor de Juventudes Afrodescendientes de América Latina y el Caribe, donde se subraya que “hoy más que ayer se requiere incluir las voces de las juventudes afrodescendientes en todos los procesos del desarrollo sostenible, debido a que hemos sido las más afectadas en la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Resulta imperativo el resurgimiento y la recuperación de nuestra comunidad, a través de la configuración de espacios que permitan que seamos escuchados y escuchadas”.

“Agradecemos al UNFPA y CEPAL por crear un espacio de participación juvenil afrodescendiente para la generación de información que evidencie nuestras realidades de desigualdad provocadas por el racismo, la corrupción y la exclusión estructural y que nos ayuden en la lucha por la articulación de las políticas públicas positivas, viables y sostenibles que se requieren formular en nuestra región para gozar plenamente de nuestros derechos humanos”, agrega.

Según la investigación, actualmente en América Latina existen 134 millones de personas que se autoidentifican a partir de categorías relacionadas con la afrodescendencia o el color de la piel, lo que representa el 20,9% de la población total de esta región. Con respecto al total de la población joven afrodescendiente de 14 países con información censal de la década del 2010, se observa que esta superaba los 30 millones de personas de 15 a 29 años, representando un 28% sobre el total de la población afrodescendiente. Las estimaciones sugieren que habría unos 37,5 millones en el 2020. Sin embargo, se enfatiza en la importancia y necesidad de disponer de información no solo censal sino también sobre las tendencias de las variables demográficas (fecundidad, mortalidad y migración).

El informe aborda temas como educación, trabajo, acceso a salud sexual y reproductiva, discapacidad, violencias, vivienda y acceso a servicios de infraestructura y muestran que se viven situaciones de muchas vulnerabilidades cuando se comparan a las juventudes no afrodescendientes.

Fuente: cepal.org

Afrodescendientes de América Latina viven ‘racismo institucional’

Situación de los negros sigue sin igualar la de los blancos

Las poblaciones afrodescendientes de 18 países de América Latina viven en condiciones sociales y económicas que perjudican su salud, dentro de un contexto de «racismo institucional», afirmó la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

(Afrodescendientes en Latinoamérica, hacia un marco de inclusión). 

Un nuevo estudio de la OPS concluye que en más del 80% de los países analizados los afrodescendientes viven en desventaja en el empleo, la salud y el acceso a la vivienda y los servicios básicos como el agua potable y el saneamiento.

“Seamos francos: las inequidades en salud que enfrentan las personas afrodescendientes se dan en un contexto de discriminación y racismo institucional, muchas veces exacerbado por las desigualdades de género”, declaró la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

Según el estudio, los riesgos de salud aumentan con la edad. Los malos resultados en materia de salud de los afrodescendientes se deben a factores relacionados «con la discriminación y la estigmatización, junto con las desigualdades de género y las desventajas sociales y económicas».

Estas desigualdades se han exacerbado con la pandemia de covid-19.

El informe destaca que los riesgos de salud aumentan con la edad y el limitado acceso a la atención sanitaria de la población afrodescendiente se traduce también en «altas tasas de mortalidad materna, embarazos precoces y perfiles epidemiológicos en los que predominan la enfermedad drepanocítica (trastornos hereditarios en los glóbulos rojos) la diabetes, la hipertensión y el VIH».

En América Latina, 134 millones de personas se identifican como afrodescendientes. En muchos países las desventajas son enormes: en Ecuador la tasa de mortalidad materna de las mujeres afrodescendientes triplica la de mortalidad materna general; en Colombia es 1,8 veces mayor y en Brasil es un 36% superior.

En Uruguay la proporción de afrodescendientes con acceso limitado al agua potable (42%) es casi el doble que la de los no afrodescendientes (24%).

En las zonas urbanas de Nicaragua el 81% de los afrodescendientes tiene un acceso limitado al agua, frente al 35% de los no afrodescendientes.

«Estamos viviendo en un contexto de racismo sistémico contra los y las afrodescendientes», afirmó la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, durante el lanzamiento del estudio.

El informe recomienda mejorar las políticas de salud pública incorporando «los conocimientos específicos y las prácticas ancestrales del pueblo afrodescendiente, el respeto a su autonomía, cultura y costumbres, y la creación de escenarios participativos que propicien la igualdad de oportunidades».

Fuente: portafolio.co

Salir de la colonia

Filven realizó presentación del libro “El salir de la colonia” de Vladimir  Acosta - Últimas Noticias

Este libro de Vladimir Acosta, publicado en 2020 y reeditado en 2021, ofrece valiosos aportes históricos acerca del proceso de colonización en América Latina y plantea posibles vías que pueden permitir salir de ese proceso que aun persiste en nuestras sociedades.

Al respecto, en la introducción del texto el autor aclara que: «cuando hablo de salir de la colonia no me refiero a hacer una ingenua o ridícula declaración a ese respecto. Me refiero, primero que nada, como se hace con cualquier problema que se quiera enfrentar, a reconocerlo como problema. A continuación, a tratar de definir su presencia, sus contenidos y su incidencia sobre otros problemas que usualmente se han considerado como más importantes o como independientes de él. Y finalmente, a ir definiendo planes y objetivos de lucha que partan del reconocimiento de su importancia e incluso de su papel central en nuestras luchas. Porque sin colocarlo en el centro de ellas, de las venideras, esas luchas, igual que las anteriores, tienen pocas probabilidades de darnos los resultados que deseamos».

Sin embargo, también procura precisar acerca del proceso que hizo de nuestras sociedades y países colonias y cómo la colonialidad se mantuvo, diversificó y fortaleció aun cuando los países ya habían obtenido su independencia, llegando en forma solapada hasta los tiempos actuales como parte importante de nuestra cultura.
Descarga el libro completo aquí

El surgimiento de lo afrodescendiente en América Latina y el Caribe

Este capítulo presenta un panorama de algunas de las expresiones políticas contemporáneas de los afrodescendientes en América Latina, precedido de un breve contexto histórico en el que se indaga por las condiciones sociales y las dinámicas demográficas que han marcado las actuales configuraciones socioraciales nacionales en los países de la región.

En aras de seguir ofreciendo material de estudio valioso para las investigaciones en esta área Afroamiga pone a tu disposición este texto.

Descargar el documento completo aquí

Participa en el Foro las relaciones de cooperación entre África y Nuestra América

El Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre África y su Diáspora, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños, de la mano con la Embajadas de Sudáfrica y de San Vicente y las Granadina acreditadas en Venezuela realizará el Foro Las relaciones de cooperación entre África y Nuestra América, en el cual se disertará acerca de la política, cultura, economía y relaciones de cooperación entre América Latina, el Caribe y África.

La actividad se desarrollará el próximo 15 de octubre a las 10 de la mañana (hora de Venezuela) a través de dos modalidades: presencial a través de invitación personalizada y on line a traves de divesras plataforma como Facebook, Meet, Jeetse para lo cual debes escribir al correo agenciainternacionaldelsur@gmail.com indicando tu nombre, apellido, institución y lugar de donde te conectarás.

Las palabras introductorias del evento estarán a cargo de los Embajadores de Sudáfrica y de San Vicente y las Granadinas, Jhosep Nkosi y Andreas Wickham, respectivamente.

Las ponencias correrán por cuenta de la Directora del Correo del ALBA, Embajadora, Cris González, y del Embajador de Guinea Ecuatorial en Caracas, Carmelo Nguema, mientras que la moderación será efectuada por el Director del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños, Reinaldo Bolívar.

Fuente: Aisur

Afrodescendencia: Aproximaciones contemporáneas desde América Latina y El Caribe

Afroamiga comparte esta publicación que aborda la afrodescendencia a través de la mirada de diferentes autores, tal y como se reseña en la presentación esta «es una primera colección de artículos en la que más de una veintena de investigadores e investigadoras provenientes de varios países de la región se han sumado a los esfuerzos emprendidos por las Naciones Unidas para promover la inclusión, el diálogo y el respeto de los derechos humanos durante 2011, elegido como Año de la Afrodescendencia por la Asamblea General. Uno de los ejes temáticos de esta colección es la identidad. En los textos, las y los investigadores comparten su avidez por encontrar partes fundamentales que han construido su presente».

En el texto encontrarás los siguientes artículos:
• Afroporteños: Autorepresentaciones y disputas en el buenos Aires de ayer y hoy.

• Africanos esclavizados llegados al Plata durante el lapso tardocolonial.

• Afrodescendientes y Afroindígenas en el Noroeste Argentino. Un repaso histórico sobre las identidades, las clasificaciones y la diferencia.

• Hacia una definición de la cultura afroargentina.

• Lucía Molina y la Casa de la Cultura Indoafroamericana de Santa Fe “Mario López”.

• Africanía y educación: La política de color en Brasil.

• Los garifunas, identidades y reivindicaciones de un pueblo afrodescendiente de América Central.

• Discriminación racial en Cartagena de Indias.

• “De los años 1600”… Bicentenario, educación y afrodescendencia en Cartagena de Indias.

• Una curaduría alternativa para la salvaguardia de la historia y las prácticas culturales de origen africanos en Colombia.

• Narrativas afro-hispanoamericanas: Los riesgos del campo literario. Reflexiones en torno al tratamiento de “lo afro” desde la creación literaria y el trabajo académico.

• La identidad y la música afrocolombiana.

• Acción colectiva y partidos políticos en el siglo XIX: La participación y presencia de los afrocolombianos desde una perspectiva histórica.

• Los Black Seminoles. Una perspectiva etnohistórica.

• La integración de los afrodescendientes a la sociedad guanajuateña en el siglo XVII.

• Pasión, mujer, caballo. Movilidad social novohispana entre los afromestizos de los siglos XVII-XVIII.

• Sobre los africanos y afrodescendientes en la península de Yucatán: estudios realizados y materia pendiente.

• Castas Negras y Esclavitud en Yucatán, 1789 -1829. El mestizaje y la “invisibilidad” de los Afrodescendientes en Veracruz: Reflexiones desde la historia regional.

• La enseñanza sobre los africanos y afrodescendientes en la educación primaria y secundaria en México.

• Esclavitud, trabajo y mestizaje en el obraje novohispano.

• La “identidad negra” de habitantes de Coyolillo, Veracruz: Aproximación inicial.

• “Paloma de Fuego al mástil:” Opresión y liberación de la mujer en Ekomo (1985) una novela hispano africana de Guinea Ecuatorial.

• Memorias de enero: Tragedia, triunfo y momentos de enseñanza.

Descarga el libro completo

Conoce el origen de celebración de la Cruz de Mayo en América Latina

La celebración de la Cruz de Mayo es una conmemoración religiosa cuyo origen en América Latina se remonta a la conquista española. 

En aquella época histórica, los misioneros desconocían la lengua de los nativos y aun así debían difundir el mensaje cristiano. Fue así que pensaron en la cruz, objeto de fácil construcción que colocaban a la vista de todos en la comunidad. Allí se administraban los oficios religiosos.

Los misioneros fundaron hermandades que se encargaron de mantener el culto a la cruz durante el mes de mayo, realizando una procesión en la que se le ofrecían flores y limosnas al santo objeto, mientras se convocaba a la gente para homenajearla.

Surgió así la tradición de «Vestir la cruz» el primero de mayo, y el día 3 concluía la festividad cuando la cruz del pueblo era llevada en procesión por la localidad. En el trayecto se cantaba y pasaba por las casas de los vecinos solicitando limosnas, hasta que era puesta en un altar preparado en algún inmueble del pueblo.

La también llamada “Fiesta de las cruces” se celebra en ciudades de España, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Argentina, Colombia y Venezuela.  

En muchos de estos lugares adornan las cruces con coloridas flores, se realizan procesiones, bailes o se venera el madero en los cerros o lugares visibles para toda la población.

Este año debido a la pandemia del coronavirus, la celebración estará suspendida en algunas naciones de América Latina, mientras que otras la festejarán, siguiendo las medidas preventivas sanitarias establecidas por la cuarentena.

Venezuela

En la actualidad, las fiestas de la Cruz de Mayo se acompañan con diferentes elementos culturales que dejan ver como la celebración ha evolucionado y se ha convertido en una verdadera fiesta patronal.

Diferentes manifestaciones musicales como los galerones, punto y llano, fulías, malagueñas, romances y tonos, son los que le dan el movimiento a la fiesta utilizando los instrumentos típicos de la diferentes regiones venezolanas como cuatro, mandolina, guitarra, tambor cuadrado, maracas y acordeón.

Durante las fiestas se suelen repartir bebidas y dulces típicos que cada casa en las comunidades prepara para que todos tengan algo que disfrutar.

El Salvador

En las comunidades indígenas de El Salvador, la celebración del Día de la Cruz anuncia el inicio de la época lluviosa. Para festejarla, se coloca una cruz de palo de jiote en jardines, patios o terrenos donde se cultiva, y se adorna esta con diversos tipos de papel de muchos colores, especialmente de “china”, en forma de cadenas, cortinas y toallas; además de flores y frutos de la temporada como mangos, “coyolitos”, jocotes y naranjas.

El ritual de “adorar” la Cruz se hace en el lugar donde ha sido colocada y consiste en arrodillarse y persignarse, hacer una pequeña oración y tomar alguno de los frutos que son colocados para este propósito.

México

En las culturas mesoamericanas se realizaban un ritual al inicio del ciclo agrícola durante los primeros días del año, que coincidía en fechas con la celebración de la Santa Cruz. Su objetivo era pedirle a Tláloc que la temporada de lluvias fuera generosa y garantizar así una buena cosecha.

Al llegar los españoles, muchos rituales prehispánicos se fueron amalgamando con los católicos. La devoción a la Santa Cruz no fue la excepción y fue mezclándose con la petición de lluvias. Con los siglos, y tras varias modificaciones, esta fiesta híbrida fue ubicada el primer domingo de mayo del calendario católico.

Ese día las cruces son bendecidas y adornadas con papel de china y flores de colores. Además, coincide con el día del albañil en la nación centroamericana.

Fuente: Telesur